abc Radio


Con santos y vírgenes, abuelita cubre las huellas del 19-S

  • Lunes 17 de septiembre de 2018
  • en Sociedad

undefined

Puebla.- Con cuadros de la última cena, de las vírgenes de Guadalupe y Juquila, así como de sus familiares difuntos, trata de cubrir las huellas del sismo del 19 de septiembre en las paredes de su casa. A Victoria Matlala Sánchez, de 80 años de edad, aún le impactan las fisuras que parten los muros de su humilde habitación, ubicada en la colonia La Candelaria, en Pilcaya, Puebla, apenas a unos kilómetros del epicentro.

La señora Matlala vive con su hija y seis nietos. Padece asma y no tiene los recursos suficientes para comprar medicamento para tratársela.


No te pierdas:

¿Dónde están las donaciones para los damnificados de los sismos?


Con tristeza cuenta y muestra las grietas que le causó a su casa el temblor de las 13:14 horas de ese día; no obstante, habita el inmueble en la calle Zopilote, pues reconoce con tristeza que no tiene otra opción.

“No hay a dónde ir. ¿Dónde nos vamos a meter? Aunque nos da miedo, ahí nos quedamos, no tenemos otro lado”, dice.

El apoyo, apenas a un año

#DATA | Los saldos físicos del sismo

Cuenta que apenas hace tres semanas las autoridades llegaron a su domicilio a construir la base o placa de cemento en la cual le construirán su nueva vivienda. Pese a que ya pasó prácticamente un año del sismo y hasta apenas está siendo atendida, agradece a Dios que la estén apoyando para tener un inmueble seguro.

“Gracias a Dios y a las personas que les movió el corazón para echarnos la mano”, comenta la señora Matlala, a quien visiblemente le cuesta hablar por la falta de aire que le causa su enfermedad.

Aclara que no todo el año que ha transcurrido desde el temblor ha vivido en su inmueble dañado. Dice que levantó una morada improvisada con un techo de lona en donde ahorita están los cimientos de su próxima casa, no obstante, tuvo que retirarla para que iniciaran los trabajos de construcción.

“Tenía ahí mi casita de lona pero como nos avisaron de eso tuvimos que quitarla, lo tumbamos y mi casita pues la tiramos, la de lona, no hay más. Aunque sea con miedo estamos ahí. Estamos tristes por mi casita, tenemos miedo de que nos vaya a tapar un día”, externa.

La señora Matlala Sánchez es apoyada económicamente por sus hijos, quienes trabajan en el campo y cortando leña. La sopa, arroz, lentejas y frijoles que a diarios comen son parte del apoyo que hace un año recibió de la sociedad y de los gobiernos.

El 54% de capitalinos con estrés postraumático por sismos

Damnificados del sismo aún viven en desgastadas casa de campaña

Se gastan 368 mdp en tirar 75 edificios dañados en el 19s