abc Radio


Conavim considera imposible evaluar alerta de género en Edomex

La titular de la Conavim criticó la inacción de los municipios locales pues no etiquetan recursos para combatir la violencia hacia mujeres

NICOLÁS ROMERO. Los 11 municipios del Estado de México decretados con Alerta de Género desde 2017, no pueden abandonarla debido a que la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) no cuenta con una metodología para realizar los dictámenes de evaluación de las alertas decretadas en el Estado de México, reconoció María Candelaria Ochoa, titular de este organismo.

Explicó que el grave problema nacional de las alertas de género es que no hay indicadores de impacto, que son subjetivas y que tienen tiempos de inicio, pero no de término, por lo que al no haber un marco lógico, es imposible evaluarlas.

Desde hace siete meses se inició un proceso de evaluación, donde se llegó a la conclusión que los Institutos de las Mujeres no tienen la capacidad y la sinergia para atender el tema de la violencia contra las mujeres.

Derivado de ello se está proponiendo subir la responsabilidad a otras instancias de mujeres, porque “ni municipios ni Estados pueden ser responsables de erradicar esta violencia”.

Aceptó que los 11 municipios no tienen evaluación de impacto y resultados de la Alerta de Género decretada desde el 2017, “tenemos la segunda alerta por desaparición forzada, con avances, porque aquí sí hay indicadores muy específicos de lo que se debe hacer”.

La titular del organismo cuestionó la inacción de municipios y los Estados, que solo esperan que la federación les baje recursos, cuando ellos tienen la obligación de etiquetarlos para combatir la violencia contra mujeres.

Recordó que este año la Comisión manejó un presupuesto de 100 millones de pesos para las alertas por violencia de género, “pero la obligación no solo es de la federación, sino de los Estados y Municipios.”

Adelantó, las reglas de operación en el 2020 serán cambiadas para que los municipios accedan directamente a los recursos, pues en estos momentos los Estados son los únicos que pueden hacerlo.