abc Radio

Créditos exprés, una estafa que no acaba

El operativo contra una sociedad financiera reveló las investigaciones abiertas por fraude en la ciudad

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) local tiene abiertas este año 167 carpetas de investigación por diversos delitos financieros registrados en la Ciudad de México, entre los cuales están los fraudes cometidos por sociedades civiles, que supuestamente gestionan créditos ante bancos, pero no entregan el dinero.

En el portal de Datos Abiertos de la Ciudad de México, se da cuenta que por el delito de fraude hay 99 carpetas de investigación abiertas, de las cuales la mayoría corresponden a la alcaldía Cuauhtémoc con 48.

Al respecto, el secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta, dijo que el operativo el martes efectuado en la colonia Nápoles fue la culminación de una investigación prolongada, con base en denuncias de algunos afectados contra una empresa gestora de dichos préstamos, pero no dio a conocer el número de víctimas, porque hubo quien no presentó una demanda.

Agregó que las indagatorias que culminaron con el operativo en esa colonia corrieron a cargo de la Fiscalía de Delitos Financieros y el área de Investigación de la policía local.

Recordó que la mecánica es que la empresa ofrecía préstamos, pero exigía a los solicitantes dar un auto, “pues prácticamente se estaba extorsionando a la gente porque se le pedía dinero a cambio de los préstamos que nunca se daban, sí le sacaban el dinero a la gente”.

Agregó que se empezaron a recibir denuncias, se investigaron y se cateó el domicilio de la compañía con la detención de 32 personas, ahora se verá el nivel de involucramiento de cada uno de los aprehendidos.

Resaltó la importancia de que, además del aseguramiento de los inmuebles, se obtuvo toda la documentación y eso permitirá ver más allá de eso.

La mecánica de esas empresas a la caza de incautos inicia con el volanteo en el exterior de estaciones del Metro y anuncios, en los cuales aseguran que les pueden prestar, con requisitos mínimos y sin consultar el Buró de Crédito, a partir de 30 mil pesos hasta millones con pagos quincenales de bajo monto y por un tiempo prolongado.

Fuente: Condusef / Gráfico: Luis Calderón Guerra

Sin embargo, el tiempo pasa y los empleados de la compañía no cumplen con lo ofrecido y al incauto no le regresan el dinero y mucho menos le consiguen el crédito, es decir son estafados.

VECINOS SIN REGULAR

Esas empresas están por varios rumbos de la capital, lo mismo en la colonia Nápoles, irónicamente cerca de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios Financieras (Condusef), o en la colonia Polanco y San José Insurgentes.

Mario Di Constanzo, ex titular de la Condusef, recordó que este tipo de estafas se dan en mayor cantidad en la Ciudad de México, aunque no es ajeno que se lleguen a dar al interior de la República. En entrevista con El Sol de México explicó que esto se debe a la falta de educacion financiera y las condiciones que estas empresas dan pues lucran con la necesidad de las personas y aprovechan el vacío legal que existe.

Este año, las colonias Doctores, Centro, Del Valle, Polanco, Narvarte, Juárez, Roma Norte, Nápoles, Santa María la Ribera e Hipódromo Condesa son quienes concentran las investigaciones por fraude, teniendo dos o más denuncias sobre una misma dirección.

Ayer este diario recorrió las calles aledañas al WTC donde aún se realiza el volanteo de propaganda para créditos exprés. El edificio de Montecito 38 Piso 11 oficina 29, ahora alberga las oficinas de International Consulting que antes era Análisis y Consultoría, según consta en quejas de algunos denunciantes.

“Cambian de nombre muy seguido, de razón social. Dicen que están registradas pero no como empresas financieras, por eso ni las regula Profeco ni las regula Condusef ni practicamente nadie”, lamentó Di Constanzo.

Insistió en que estas empresas gestoras de crédito tienen que ser reguladas. “A la Fiscalía General de la Républica le toca, a los ciudadanos que han sido defraudados y a los legisladores, cerrar esta puerta. Es muy fácil, es introducir en la ley de instituciones de crédito y la ley de transparencia a las empresas no financieras con actividades de otorgamiento de crédito”.