abc Radio


El principio de una crisis en Chiautla de Tapia: terremoto solo dejó malestares

  • Miércoles 19 de septiembre de 2018
  • en Sociedad



undefined

P
UEBLA, Pue.- A un año del sismo, los ojos de las madres de familia de la colonia General Emiliano Zapata, una de las más afectadas de Chiautla de Tapia,
se llenan de lágrimas al recordar el hogar que tenían
y el que, desde entonces, con mucho esfuerzo,
están reconstruyendo poco a poco
.

Y es que para familias como las de doña Galdina Clara Jiménez y Guillermina Bravo Hernández
el derrumbe de sus casas fue solo el principio de la crisis
, pues ambas han sufrido desde entonces enfermedades producidas por el estrés y el trauma, principalmente entre quienes más quieren: sus hijos y nietos.

undefined

Vivir en una improvisada casa de lámina, en un terreno enmontado, expuestos lo mismo al intenso calor que al frío extremo y sin servicio alguno parece ser la razón por la que Emily, la pequeña nieta de siete años de doña Galdina, ha sufrido caída de cabello y manifestado una actitud agresiva y molesta
.

“Nos dijeron que tiene alopecia areata, nos dijeron que por estrés, porque ya le hicieron estudios de todo y no tiene nada, está bien… yo creo que ella se impactó mucho cuando vio la casa, hasta bajó de peso, ahora come menos y está muy enojona y ella no era así, era una niña muy obediente, muy cariñosa”
, detalla su mamá y nuera de doña Galbina, Gloria Tapia.

undefined

Y, por si fuera poco, la cabeza de esta familia, doña Galdina, también se enfermó:
la insalubridad de su refugio y las altas temperaturas en las que consumía alimentos le produjeron una infección renal de la que a la fecha no sana totalmente
.

Algo similar han pasado Guillermina

Bravo y su familia entera, pues poco después de un mes de perder su casa con el sismo y de mudarse a la casa que un conocido amablemente les prestó, a su esposo, Omar Germán,
le fue diagnosticado un tumor cerebral y días más tarde su hija mayor, de 18 años de edad, se desvaneció en la escuela
.

“Me dijeron que la habían revivido, que le tuvieron que suministrar tres medicamentos porque ya estaba morada, ya no podía respirar y aunque le hicieron estudios salió de todo bien, me dijeron que era por la presión”
, continuó.

undefined

Y ella también ha padecido lo suyo, quien es la principal proveedora de la casa, mientras su esposo está recuperándose de una cirugía en la que le extirparon el tumor, ha padecido el estrés con una dislocación de quijada.

Por si fuera poco ambas madres de familia
cargan sobre sus hombros deudas y traumas
, pues han solicitado créditos para reconstruir, adaptándose a los muebles que rescataron o reuniendo un poco de dinero para comprar mobiliario de segunda mano.