abc Radio

En Salamanca falta atlas de riesgo, acusan

  • Tania Aviles
  • Jueves 25 de julio de 2019
  • en Sociedad

Nube tóxica cubrió la ciudad industrial sin que haya un protocolo de contingencia, denuncian

Alejandro Vizcaíno | El Sol de Salamanca

SALAMANCA. Ambientalistas de Salamanca critican la falta de capacidad por parte de las instancias municipales para actuar y proporcionar información ante la fuga que se suscitó la noche del pasado martes y que impregnó de un molesto olor la atmósfera de la localidad; aseguran que hace falta contar con un Atlas de Riesgo, un Plan de Contingencias Ambientales y un Inventario de Empresas.

Maura Vázquez Figueroa, integrante del bloque de ambientalistas de Salamanca, pronunció la necesidad de que exista un inventario de las empresas que operan en el municipio y sus inmediaciones, a fin de conocer las materias primas que utilizan, sus procesos industriales, cuáles son sus productos para que si llegara a registrase una contingencia saber qué hacer para proteger a la población civil.

“Administraciones van, y vienen y nadie sabe nada, es necesario que esta administración se ponga las pilas y que verdaderamente haya un inventario, un Atlas de Riesgo y un Plan de Contingencia Ambiental; siempre tenemos que ir adelante porque Salamanca es una ciudad industrial, con empresas de alto riesgo y no podemos esperar hasta que el niño se ahogue para tapar el pozo”, sentenció.

Por su parte, el presidente de la asociación ambientalista Valle del Lerma, Miguel Granados Baeza, dijo que la fuga que se suscitó y la manera de responder dejó en evidencia que el gobierno municipal es incapaz de afrontar el tema de medio ambiente y por consiguiente es incapaz de otorgar tranquilidad a los ciudadanos en cuanto a los problemas de contaminación.

Destaco que se incumple la ley al no hacer los cambios en el Consejo Consultivo Ambiental y la asesoría de consejeros ambientales hizo falta durante la fuga que se registró.

El pasado martes por la noche, la población de la zona centro de la ciudad empezó a reportar fuertes olores a gas sin ubicar el origen de los aromas que no sólo molestaban al olfato, sino que causaban náuseas y hasta vómito.

Aunque los cuerpos de auxilio sólo mencionaban una posible fuga, la realidad es que nadie pudo identificar de manera oficial el origen de los olores que cubrieron parte de la zona oriente y centro de la ciudad.

El municipio se limitó a informar que lo conducente es utilizar un cubre boca y mantener cerradas puertas y ventanas.