abc Radio


Entre rabia y tristeza le dan el último adiós a Rafita

  • Jueves 16 de agosto de 2018
  • en Sociedad

Cd. Juárez, Chihuahua.- Vestidos de blanco,
familiares y amigos del pequeño Rafita, que fue asesinado
luego de salir a la tienda a comprar un refresco,
le dieron el último adiós
para ser sepultado en el panteón Recinto de la Oración.

Ante el dolor,
la postura de la familia sigue igual
ante los medios de comunicación, a los que les han pedido respeto, por lo que
decidieron guardar silencio y no dar más entrevistas
o detalles sobre este trágico caso.

Lee también:
“¡Mi Rafita no!” Encuentran sin vida al pequeño David Rafael en Cd. Juárez

Coronas, ramos de rosas y algunos recuerdos se podían ver que iban llegando hasta la capilla donde se daba el último adiós a
David
Rafael Santillán Vargas, de 6 años
, minutos antes de que partiera acompañado por sus seres queridos hasta el campo santo.

Está muy dolida (la familia), entiendan, esto no se lo deseamos a nadie.

Así lo expresó entre dientes uno de los asistentes, quien no quiso dar más detalles ni su nombre por respeto a la familia.

A las 13:30 horas del miércoles,
el féretro con los restos del pequeño fue llevado
de la funeraria Perches, de la avenida López Mateos, el panteón Recinto de la Oración, lugar donde habrá de ser su último descanso, a espaldas del fraccionamiento Valle Verde.

undefined

Como primera escala, el cortejo fúnebre llegó a la iglesia de San Judas Tadeo, ubicada sobre la avenida Valle de Juárez, en Infonavit San Lorenzo, donde
se realizó la misa de cuerpo presente
.

La vigilancia fuera de la funeraria se mantuvo desde la mañana del martes, donde agentes de la Secretaría de Seguridad Pública municipal resguardaron cada una de las entradas con apoyo de las unidades 1014, 250 y 862, que se encontraban vigilantes sobre los dos estacionamientos del inmueble.

Ve ahora:
Siguen las desgracias: abuelita de "Rafita" sufre accidente en auto cuando iba al funeral

En su mayoría, los asistentes
portaban camisas en color blanco con la imagen de “Rafita”
, apodo con el que era conocido por amigos y vecinos en el fraccionamiento Praderas del Pacífico, quienes le tenían un gran cariño.

undefined

Este mismo cariño es el que generó rabia entre los habitantes, quienes
exigen a las autoridades dar con él o los asesinos de “Rafita”
, al comprobarse que al menor le arrebataron la vida para luego dejar su cuerpo en el arroyo ubicado a espaldas de Villa Colonial, al sur de la ciudad.

A la salida del féretro, a toda costa, los conocidos de la familia intentaron impedir que se tomaran imágenes del cortejo, por lo que atravesaron dos ruteras y una sombrilla frente a las cámaras de los medios de comunicación.