abc Radio

“Me sacaron de casa y se lo robaron todo”, el drama de los desalojos

Mientras ocurría este desalojo, que se debió a una presunta pelea por el predio, otros dos intentos ocurrieron en la ciudad

Donato, duerme en su recamara, son las 3:00 horas de la madrugada del lunes 14 de octubre cuando escucha que tocan muy fuerte la puerta. Se levanta, abre su cuarto, se dirige a la entrada principal. De frente, observa que le tiran la puerta a patadas, al igual que a otros 17 departamentos, en el edificio 1016 sobre avenida Coyoacán, alcaldía Benito Juárez.

Gritan: “Orale sálganse” e ingresan a su vivienda alrededor de 60 personas. Hombres y mujeres, jóvenes así como adultos. Donato, nombre ficticio, pidió el anonimato por temor a represalias.

El joven 28 años corre a esconderse a su cuarto, y cierra la puerta cuando observa la invasión de los desconocidos. También le tumban la puerta y comienzan a robar todos los objetos de valor.

“Agarran todas las cosas, me robaron mi teléfono, me agarraron mi cartera, me robaron mis computadoras, me robaron mi pantalla, mis relojes, todo, todo, todo. Todo me lo robaron”, describió.

“Prácticamente empezaron a robar todo, y a llevarse todo. Me sacaron del departamento, y bajaron todo con el apoyo de más gente”, platicó con su rostro totalmente desencajado y con voz temblorosa.

Corrió hacia avenida Cuauhtémoc cuando lo obligaron a abandonar su departamento pero antes de llegar observó que no era el único que pasaba por esa situación. Había muchas más personas en el edificio tumbando puertas y gritándole a los inquilinos que se salieran.

Entre los vecinos sólo trataron de entender qué pasaba. Llegaron dos policías caminando, duraron cinco minutos y se retiraron. Lo mismo sucedió con otras cuatro patrullas que veían el actuar de las personas, y argumentaban que no podían hacer nada cuando les pedían apoyo.

Cuándo ingresan al departamento, ¿qué les dices?, se le preguntó a Donato.

“Estaba en shock. No sabía qué pasaba, les pregunté ¿qué pasaba? Nadie te decía nada. Nada mas entraban y agarraban las cosas”.

Mientras ocurría este desalojo, que se debió a una presunta pelea por el predio, otros dos intentos ocurrieron en la ciudad.