abc Radio

Mexicanas cobran a migrantes 40 mil pesos por casarse

  • Tania Aviles
  • Lunes 21 de octubre de 2019
  • en Sociedad

TAPACHULA. Mujeres mexicanas han encontrado en el matrimonio legal con ciudadanos cubanos una forma de obtener ingresos económicos, aprovechando la necesidad que tienen estos últimos para contar con un documento que les permita transitar libremente por territorio mexicano y acceder de esta forma sin restricciones a la frontera con Estados Unidos e ingresar finalmente a ese territorio en busca del sueño americano.

Aunque existen casos particulares en que los matrimonios se realizan por afinidad y no propiamente por un acuerdo de intereses económicos, los testimonios de mujeres entrevistadas relatan que independientemente de lo sentimental han pactado el acuerdo monetario por realizar rápidamente la obtención del acta de matrimonio.

Y es que de acuerdo con la Ley de Migración en su artículo 9, los oficiales del Registro Civil no podrán negar a los migrantes, independientemente de su situación migratoria, la autorización de los actos del estado civil, ni la expedición de las actas relativas a nacimiento, reconocimiento de hijos, matrimonio, divorcio y muerte, agrega que ya no es necesario obtener autorización del Instituto Nacional de Migración para contraer matrimonio, divorciarse o registrar nacimientos.

Con lo que está ocurriendo en nuestra zona, el concepto que muchos tienen de que el matrimonio es o era algo sagrado dejó de tener vigencia, se ha convertido, no solo en un trato civil, una necesidad, en la que algunas personas están dispuestas a casarse no necesariamente para toda la vida.

ROMANCE Y BODA VÍA RÁPIDA

Rosalba mujer mexicana de 27 años de edad, con carrera trunca en ingeniería civil, relata que hace tres meses conoció a Dainier, migrante cubano que se encontraba retenido en Tapachula, en su tránsito hacia la frontera norte, un trato de amigos en los que nació una relación sentimental, que se concretó con un acuerdo económico en el que recibió el pago de 30 mil pesos en efectivo por casarse con él.

Bajo acuerdos notariales de de un divorcio pactado a un año o menos, el ciudadano cubano, hizo la promesa de que una vez que se logrará el propósito de ingresar a los Estados Unidos, la ayuda hacia la mujer mexicana llegaría para que ella logrará ingresar al vecino país del norte.

En este caso, como en otros tres ms de los que la dama relató de conocidas en la colonia La Primavera, hay además una clausula del cierre de contrato, por diez mil pesos más para que en un año se tramite el divorcio, sin negar la ayuda económica desde los Estados Unidos hacia las mujeres mexicanas.

Rosalba dijo estar consciente de la situación, no negó el romance temporal, pero aclaró que también hay casos distintos al suyo y de sus conocidas, expuso que en uno de los casos el ciudadano cubano, si se enamoró de su “esposa” y actualmente viven en Cancún con planes de ingresar a Norteamérica, ayudado por los familiares del cubano que radican en la Unión Americana.

En México, dijo la entrevistada es distinto a Cuba, aquí hay una facilidad para el matrimonio, pocas restricciones a diferencia de lo que le relató su “esposo” que actualmente ya vive en los Estados Unidos, en la isla, para que un cubano se case con una extranjera, los requisitos son estrictos y esto es una manera gubernamental para desanimar que puedan salir de aquel país.

OFICIALÍAS DE REGISTRO CIVIL

En las tres oficialías de Registro Civil de Tapachula, las estadísticas señalan que se han registrado a últimas fechas 20 matrimonios de nacidos en Cuba y mexicanos, solo tres de ellos fue de mujeres con hombres nacidos en México, pero en todos los casos obtuvieron el acta de nacimiento que les permite el tránsito por territorio nacional.

No hay los cuestionamientos de otros países para el matrimonio, no se tiene que probar una relación íntima consolidada de meses, solo la presentación de los documentos necesarios para consolidar la boda, porque negar la solicitud de casamiento es ir contra los principios de derechos humanos, relató un funcionario.

Son muchas las razones por las que una persona estaría dispuesta a contraer matrimonio con otra, aunque en estos tiempos sabemos que esta decisión no tiene que ser necesariamente para toda la vida.