abc Radio


Disfrazados como militares, delincuentes agreden a periodistas de El Sol del Parral

Tres reporteros de El Sol de Parral, que fueron golpeados la noche de ayer, no fueron agredidos por miembros del Ejército, sino por un grupo de delincuentes con vestimenta tipo militar que pretendía ingresar a una bodega de vehículos donde esperaban llevarse las unidades y por lo tanto montaron un falso operativo de seguridad.

Así lo explicó el General Martín Morfin Ruíz Comandante de la Zona Militar 42 en Parral y además insistió que los elementos a su mando, nunca actuaron de tal manera, sin embargo, desafortunadamente los trabajadores de El Sol de Parral, fueron golpeados por a un grupo delincuencial que pretendía robar la bodega de autos de Chevrolet ubicada en la ciudad.

Anteriormente, se había señalado que la agresión había sido perpetrada por militares cuando los elementos castrenses pretendían entrar a una propiedad ubicada en el centro de esta ciudad. Los uniformados se llevaron cuatro celulares y dos identificaciones oficiales.

Alrededor de las tres y media de la madrugada de hoy, en la céntrica calle Ricardo Flores Magón, un grupo de elementos con vestimenta militar y armas con matrículas del ejército, acordonaron la calle Godofredo Sarvide, a la altura donde se encuentra una sucursal de las farmacias Guadalajara y frente al hotel West Bestern La mina.

El movimiento llamó la atención ya que se realizó a tres calles de las instalaciones de
El Sol de Parral,
por lo que no pasó inadvertido el incidente y de inmediato se realizó la cobertura del incidente, llegando al lugar tres trabajadores de esta casa editora.

Al llegar al sitio antes mencionado, se ubicaron cintas amarillas que impedían seguir el tránsito por la calle Godofredo Sarvide, mas allá de las cintas estaban por lo menos cinco vehículos y unos veinte elementos distribuidos en la calle.

Desde ese lugar se escuchaban golpes sólidos, al parecer a un portón, el cual trataban de derribar. El reportero, desde la línea amarilla realizó algunas tomas fotográficas con su celular, condición que bastó para que un grupo de
seis uniformados se dirigieron hacia él
y lo despojaran de su equipo de trabajo, además de maltratarlo verbalmente.

Otros militares se dirigieron a los otros acompañantes –empleados también de esta empresa- a uno de ellos lo hincaron apuntándole con las armas y le propinaron golpes en repetidas ocasiones tanto con la culata y cañón del rifle además de patadas, hasta causarle una herida de varios centímetros en la cabeza, además de múltiples contusiones en las costillas.

Los golpes cesaron hasta que el reportero intervino, pero lo hizo solo para desviar hacia el la golpiza, ya que recibió golpes en el costillas y tórax, con la culata de sus rifles.

El tercer trabajador de
El Sol de Parral fue golpeado
igualmente en las costillas y la cara, produciéndole una herida cortante en el labio además de golpes en diferentes partes del cuerpo.

Finalmente las personas con vestimenta militar cesaron el castigo, no sin antes despojar de cuatro celulares y dos identificaciones a sus víctimas a los que obligaron a abordar el vehículo oficial de esta empresa para que se retiraran del lugar.