abc Radio


“No me dejen morir”, colombiana suplica ayuda tras choque del Ferrari

  • Domingo 4 de marzo de 2018
  • en Sociedad

Momentos de dolor y desesperación vivieron las dos jóvenes de origen colombiano, que viajaban en el
Ferrari,
cuyo accidente en la autopista del Sol les costó la vida.

En las últimas horas fue difundido en redes sociales un video que muestra los momentos posteriores al accidente que tuvo lugar en carril de la carretera México-Acapulco, cerca del Puente de la comunidad de Mezcala, municipio de Eduardo Neri, estado de Guerrero, en el kilómetro 222 de la Autopista del Sol, el pasado fin de semana.

Hasta ahora la Fiscalía General del Estado de Guerrero adelanta que el conductor viajaba a muy alta velocidad y luego de chocar contra la barra de contención el vehículo se incendió, y aunque se desconoce qué pasó con el conductor, hay versiones de que fue rescatado por los ocupantes de una camioneta que serían sus escoltas.

En tanto fueron dejadas a su suerte las jóvenes
Dayana Sánchez García,
de 22 años de edad y
Tatiana Guzmán García
de 25 años, originaria de Medellín, Colombia.

Accidente acaba con el auto de #LordFerrari; mujeres a bordo están graves

Ambas damas sufrieron terribles
quemaduras en el 90 por ciento del cuerpo,
por lo que fueron trasladadas para su atención en el Hospital General Raymundo Abarca Alarcón.

No obstante antes de ser llevadas a este lugar para su atención sufrieron momentos de desesperación y dolor, como da cuenta un video, al que se tuvo acceso, donde se ve que
automovilistas se detuvieron para prestarles auxilio
en tanto llegaban los paramédicos y lo mismo habitantes de la zona.

Una de las preocupaciones principales era mantenerles el rostro hidratado por las severas quemaduras que tuvieron ahí y en el resto del cuerpo, aunque únicamente les colocaron sábanas para cubrirlas.

Al lugar llegó una médico que dialogó con una de ellas, aunque la única petición de la chica era “ayuda”, “me voy a morir”.

Por desgracia
ambas chicas fallecieron en las horas
y días subsecuentes, por las severas quemaduras que tuvieron.