abc Radio


Se rebelan camaroneros del Golfo de Santa Clara

  • Jueves 21 de septiembre de 2017
  • en Sociedad

El pueblo del Golfo de Santa Clara se levantó para correr al Grupo Operativo Policíaco conformado por la Gendarmería, policías federales y estatales en 10 patrullas y dos Hummers de la Secretaría de la Defensa Nacional, al serles negado el permiso para salir a la captura del camarón bajo el argumento de que la fecha de salida había sido pospuesta hasta el mes de noviembre.

El saldo hasta el momento es de un agente de la Policía Estatal de Seguridad Pública muerto por infarto y dos vehículos dañados, una patrulla de la misma corporación y un auto particular de uno de los inspectores de la Profepa, que desde el pasado martes por la noche fueron obligados a abandonar el pueblo con todo su equipo ante la negativa de otorgar el permiso de pesca para el próximo lunes.

La negativa, al parecer, fue porque sospecharon los inspectores federales que bajo la malla churupera llevarían embarcaciones de línea.

A raíz del vehículo particular dañado en el hotel, arribó el operativo de Gendarmería, Policía Federal de Caminos, Policía Federal dependiente de la Procuraduría General de la Republica, Policía Estatal de Seguridad Publica en 10 patrullas, más dos Hummers de la Secretaria de la Defensa Nacional y al momento de estar patrullando fueron interceptados por los pescadores que los obligaron a salir del pueblo bajo amenazas de que les iban a quemar todo.

Hasta el momento todo esta en calma a pesar de que los pescadores también recibieron información de que serían detenidos por órdenes de aprehensión por hechos relacionados al pasado levantamiento donde varias patrullas de las autoridades de pesca fueron banalizadas.

 

TEMOR ENTRE GOLFEÑOS

Temen residentes del Golfo de Santa Clara ante la posibilidad de que vuelva a revivir una rebelión como la ocurrida el pasado miércoles por la noche, cuando pescadores que fueron identificados como ilegales, bloquearon el paso a un operativo de alrededor de 20 unidades de inspección y vigilancia, quemaron una unidad y no permitieron a un elemento de la Policía Estatal recibir atención médica, razón por la cual falleció.