abc Radio


Texmelucan, epicentro del huachicol

El 40 por ciento de las tomas clandestinas reportadas el año pasado en el estado se encontraron en este municipio, según datos de Petróleos Mexicanos

Belén Cancino / El Sol de Puebla

PUEBLA.- San Martín Texmelucan se convirtió en el nuevo epicentro de robo de combustibles en Puebla, donde Petróleos Mexicanos (Pemex) detectó cuatro de cada 10 tomas clandestinas en el estado.

De acuerdo con datos de la petrolera, expuestos en la plataforma Gobierno Fácil, de las dos mil 72 perforaciones que se encontraron en 22 municipios de la entidad durante todo el año pasado, la mayor parte, prácticamente el 40 por ciento, 828, que equivalen al 39.9 por ciento del total, se hallaron en San Martín Texmelucan.

Mientras que el segundo municipio de la entidad con más tomas clandestinas fue San Matías Tlalancaleca, que reportó 261, en tanto que en el tercer lugar se ubica Santa Rita Tlahuapan, con 174 tomas.

En el cuarto lugar está Puebla capital, en la cual se detectaron 136 perforaciones, seguido por otro municipio conurbado, Coronango, donde se descubrieron 128 perforaciones clandestinas.

El sexto lugar es para Huejotzingo, que reportó 125; el séptimo para San Salvador El Verde, que es el primero que registró menos de una centena, 82; a continuación Huauchinango, en la que se encontraron 77; luego Ahuazotepec, con 58, y Cuautlancingo, con sus 52 perforaciones ocupó el décimo puesto.

En el sitio número 11 se ubicó el municipio de Xicotepec, con 49; en el 12 San Miguel Xoxtla, con 20, y en el 13 Tlaltenango con apenas una menos, es decir 19.

Y hasta la posición 14 se ubica uno de los tres municipios del llamado Triángulo Rojo, y que en el pasado fue donde más robo de combustible se registró, Tepeaca, en donde durante todo 2018 ya nada más se hallaron 16.

Le sigue en el lugar número 15 Acajete, que reportó 13 perforaciones; en la posición 16 Amozoc, con 12; después Jalpan en el sitio 17, con nueve, y luego Venustiano Carranza con seis.

Al filo de la lista se ubican los otros municipios considerados en el Triángulo Rojo: Quecholac y Palmar de Bravo, en donde se hallaron solamente dos perforaciones, y por último, Tecamachalco y Domingo Arenas, que reportaron sólo una.