abc Radio


Torreón perdió ya el 25% de sus palmas datileras

Por Miguel Ángel Campos

Aunque de una manera más lenta de lo que al inicio se esperaba,
el efecto devastador de la plaga identificada como amarillamiento
letal no da dejado de afectar a la población de palmas datileras
existentes en Torreón, de las cuales se han perdido hasta ahora
poco más del 25 por ciento.

De las alrededor de cinco mil, que según estimaciones había en
la ciudad, son un total de mil 230 las palmas que han sucumbido
luego de una lenta agonía que concluyó cuando se secaron por
completo luego de un gradual proceso degenerativo que comenzó por
hacerse notar con el amarillamiento de su follaje, según lo ha
informado Susana Estens de la Garza, titular de la Dirección
Municipal del Medio Ambiente.

Mientras tanto, indica la funcionaria, se han iniciado trámites
orientados a que se autorice la realización de una nueva
investigación científica que permita la plena identificación de
la plaga, y a partir de ahí poder experimentar nuevas alternativas
para su combate.

Reconoce que las técnicas y métodos alternativos que hasta
ahora se han aplicado, para tratar de frenar el avance del
amarillamiento letal, han resultado infructuosos, pues las palmas
no dejan de morir.

Es por eso que se pretende ahondar en las investigaciones en
busca de un remedio posible, a partir de identificar de una manera
más específica cuál es el tipo de fitoplasma causante de la
plaga.

Para ello, se espera poder concretar el respaldo tanto del Fondo
de Investigación Científica y Tecnológica (FONCYT) y el
Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y
Pecuarias (NIFAP).

También se ha solicitado una nueva intervención del Servicio
Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA)
con la intención de que se realice en torreón un nuevo muestreo
para definirse las palmas tipo washingtonias son realmente
resistentes a la plaga y determinar si son o no reservorios del
fitoplasma que la causa.

Sucede que hasta ahora la gran mayoría de las palmas que se han
secado a causa del amarillamiento letal son de la variedad
datilera, y hay entre ellas también algunas de las identificadas
como de coco plumoso.

Respecto a los alcances del efecto devastador, Estens de la
Garza comentó que de las palmas muertas hasta ahora se han
retirado 417 en la colonia Torreón Jardín y otras 113 las
removió personal del Departamento Municipal de Parques y Jardines
de distintos espacios públicos de la ciudad.

Quedan actualmente por remover 700 más,  distribuidas en
Torreón Jardín, en la Alameda Zaragoza y en distintas vialidades,
entre éstas las avenidas Juárez y Allende, así como el bulevar
Revolución.