abc Radio

Trabajan para reutilizar agua de tuberías e inundaciones en CDMX

El director de la Fundación FEMSA, Mariano Montero precisó que se trabaja en un proyecto para aprovechar las inundaciones en las zonas de Tacubaya y Coapa

Notimex

Cerca del 40 por ciento del agua en la Ciudad de México se pierde en las tuberías, por lo que ante el alto riesgo de que la capital del país se quede sin el recurso natural en el mediano plazo, la coordinación entre sociedad y gobierno laboran para tratar y reutilizar el agua en la gran urbe.

El director de la Fundación FEMSA, Mariano Montero, organización participante de Fondos de Agua para el mayor aprovechamiento del recurso, precisó que con el fondo que se creó para la ciudad también se trabaja en un proyecto para aprovechar las inundaciones en las zonas de Tacubaya y Coapa.

“Lo que pretendemos es demostrar que hay una manera diferente de trabajar”, sostuvo.

Indicó que en cuanto a las tuberías, éstas son instalaciones muy antiguas y con el movimiento de la ciudad se producen muchas fugas. Reparar eso es un “costo tremendo” y las consecuencias de no hacerlo ya se viven cuando hay muchos lugares en los que el abasto del líquido tiene que ser a través de pipas, dijo.

Asimismo con el fondo se tiene el proyecto de revitalizar una presa que baja de la tercera sección del Bosque de Chapultepec, zona de recarga del acuífero, lo que ayudaría a evitar inundaciones futuras.

Esto es una problemática que se debe resolver en forma conjunta, “no podemos esperar que un solo organismo lo haga. Si no tomamos conciencia del costo que implica el rezago que ya tenemos e invertimos lo necesario en nueva tecnología, no se va a solucionar el problema”, declaró.

Es importante resolver el asunto de las inundaciones en la zona de Tacubaya con nuevos mecanismos, que permitirían poder rehusar el agua, en lugar de bombearla. Para ello, en la actualidad “ya existen tecnologías para tratarla y utilizarla en diferentes cosas”, puntualizó.

Explicó que si se pudiera rehusar el agua de esta zona generaría un mayor desarrollo inmobiliario, pero para conseguirlo se requieren modelos económicos que financien esos trabajos.