abc Radio


Urge llevar vaquitas marinas al cautiverio

Por Brenda Román

Urge operar el programa de rescate de vaquitas para colocarlas
en cautiverio, un plan que hasta el momento es el más viable ante
el declive de la población y la presión que el asunto provoca a
la pesca, con medidas desesperadas que impactan al sector
legal.

Agustín Sánchez Osuna, comerciante de alimentos de mar, dijo
que prohibir de tajo el uso de redes de “agalleras” es una
medida que pone el pie en el cuello a los pescadores del Alto Golfo
de California.

La prohibición del uso de redes fue propuesta de la Comisión
Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), misma que hasta ahora
es solo una propuesta que entrará a consulta pública para su
análisis con la intención de convertirla en una medida
permanente.

Aunque no se trata de una restricción a la pesca, su efecto
será agresivo, pues este tipo de redes son las tradicionalmente
utilizadas para la captura de especies de escama y camarón en el
Golfo de Santa Clara, Puerto Peñasco y San Felipe.

“Como residentes del Golfo siempre hemos vivido de la pesca y
el solo hecho de que se presente la propuesta como una opción nos
preocupa mucho, pues los artes de pesca de enmalle y agalleros son
indispensables para la actividad”, expresó.

Además urgió a las Secretaría del Medio Ambiente y Recursos
Naturales (Semarnat) poner en marcha el plan que permita recuperar
vaquitas marinas y colocarlas en semicautiverio para su
protección.

El programa es de alto riesgo para la conservación de esta
especie en un sitio confinado dentro de las aguas del Alto Golfo de
California, con ayuda de defines nariz de botella entrenados para
su localización.

“Se supone que el plan lo implementarían durante el primer
trimestre del 2017 y solo quedan cinco día para que concluya y
todavía no se observa nada sobre esta acción”, externó el
también ex jefe de la Oficina de Pesca.

Según informo la Semarnat, los delfines fueron entrenados por
la Marina de Estados Unidos para la ubicación de los ejemplares en
mar abierto, los mamíferos marinos utilizarán su sonar natural
para ubicar a las vaquitas y luego subirán a la superficie para
dar aviso a sus manejadores.

Una vez localizadas, serán atrapadas para confinarlas en
corrales a varios metros de la costa, donde podrán cazar su
alimento. “Urge que operan el programa para ubicar y colocar en
cautiverio a las vaquitas, pues el Gobierno sigue realizando
acciones desesperadas en perjuicio de la actividad pesquera, la
única fuente de empleos de más de tres comunidades”,
explicó.

También opinó que entre más pronto se opere este programa,
cederá la presión que hasta el momento existe en la pesca
comercial. “La compensación y compra de cuotas de curvina no son
una solución, son un remedio a corto plazo, no resuelven el
problema de fondo, es necesario trabajar en acciones
contundentes”, finalizó.