abc Radio


Racismo se ha exacerbado con la llegada de Trump

  • Regresar no es opción, advierte  sacerdote católico en Chicago

Víctor Blanco, El Sol de Durango

Nunca en la historia habíamos vivido una situación tan difícil como la que estamos viviendo actualmente los migrantes en Estados Unidos, de manera especial los mexicanos.

El sacerdote católico de origen duranguense, Marco Cárdenas Vázquez, director de Radio Claret América en Chicago, Illinois, quien ha atendido a migrantes palestinos y refugiados sirios en otras partes del mundo, expresó su preocupación por la relación entre México y su vecino.

Llegó a Estados Unidos en los años setenta y advierte que hoy ve “una chispa en un pajar”, un riesgo latente de conflicto, además de un racismo exacerbado apenas en unas semanas, al grado que los mexicanos se encuentran en un dilema, en un callejón sin salida.

El clima entre migrantes es de mucha incertidumbre y temor. Comenta que la actitud del nuevo Presidente ha exacerbado también en ciertos sectores de la sociedad americana el racismo. “La gente lo ha sentido y a pesar de que es penado, ahora quienes tienen esos instintos se sienten con los derechos plenos de humillar, de abusar y esto lo estamos viviendo muy de cerca”, explica el párroco.

Y es que hay gente que lleva viviendo allá 25 años o más y están muy temerosos de que por cualquier delito o acusación vayan a ser deportados.

Aunado a eso, la perspectiva sobre México es negativa, y por ello a pesar de todas las vejaciones y humillaciones al otro lado del río, la gran mayoría prefiere permanecer allá hasta lo último antes que regresar.

Sobre los dichos de autoridades que se solidarizan con la situación, dice que no precisan programas, ayudas, etcétera, además, “si no lo tienen para la gente en México, menos lo van a tener para nosotros”.

“Ya nos sucedió cuando surgieron las Leyes de Amnistía durante el mandato de Ronald Reagan. La situación fue desconcertante y tensa, y entonces hubo una propaganda en México en el sentido de que todo aquel que quisiera regresar, México estaba dispuesto y con los brazos abiertos a recibirlos.

“Aquellos que se aventuraron fue lo peor que les pudo pasar, porque era solamente un slogan, en la realidad no había nada y la gente lo perdió todo aquí”. Nadie quiere estar fuera de su casa, lejos de la familia, en ese México tan bello y lindo que tenemos; “es una tristeza, vivimos con la añoranza de un día regresar, que las cosas se compongan”.

La prensa en EU, un aliado

En contraparte, el sacerdote indica que no todo es negro, pues los migrantes cuentan con un gran aliado: la prensa estadunidense.

“Todo aquel que es sensato, todo aquel que es pensante, todo aquel que tiene cierto poder, lo ha utilizado para defendernos, cosa que no ha hecho nuestro Gobierno nunca; lo puede hacer, pero no tiene voluntad ni conocimiento, y cuando me refiero a esto estoy pensando por ejemplo en el caso de Cuba, que aunque tiene sus aspectos negativos, Castro fue un líder que supo tomar decisiones, que se la jugó en una forma admirable especialmente contra los estadunidenses”.