abc Radio


Cambio climático modifica ciclos de cultivo

Por Paulo Monsiváis

Las fechas que desde hace 40 años se tienen para establecer semillas y levantar la cosecha en el campo podrían ser cambiadas debido a que el cambio climático está obligando a los agricultores a sembrar fuera de los tiempos que marca la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Alimenticio y Pesca (Sagarpa).

Guillermo Aréchiga Velasco, director de Agricultura Ganadería y Pesca del ayuntamiento de Altamira, mencionó que las sequías y los temporales han ido cambiando a lo largo de los años y cada vez resulta menos viable la programación de la siembra estructurada para los apoyos que ofrece el gobierno federal.

El Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas Forestales y Agropecuarias (Inifap) realiza diversos estudios en la región de Altamira para mover las fechas de establecimiento de semillas en diversos ciclos, ya que de manera recurrente los campesinos soliciten una prórroga, al no tener la tierra las condiciones adecuadas para la siembra en los tiempos que marcan las dependencias federales.

Esta situación deja en muchos de los casos extensiones sin cultivar ya que los campesinos prefieren no sembrar pues se generan grandes pérdidas o provoca endeudamientos a los productores, además que los apoyos que deben de recibir por parte de las autoridades, también resultan con sobreejercicios al no ser entregados en tiempo y forma.

Actualmente las fechas para el ciclo verano – otoño es del 15 de julio al 15 de agosto, pero desde hace algunos años no se puede establecer la semilla en estas fechas, por lo que puede ser cambiado para que se inicie a mitad de mes de agosto y de esta forma poder sembrar más parcelas y la producción no decaiga en la región.

Añade el funcionario municipal que aún está en proceso este análisis para cambiar las fechas de siembra y de cosecha y será durante los próximos meses cuando el Inifap concluya sus estudios, luego se procederá a consensuar nuevas temporadas para los ciclos productivos y conjuntamente con autoridades y agricultores determinar los tiempos más propicios.

En los últimos años la superficie de siembra en Altamira sa ido reduciendo por lo menos en 10 mil hectáreas, gran parte debido a que el establecimiento de semillas ya no es conveniente en algunos puntos y los campesinos prefieren no cultivar hasta nuevas temporadas cuando sean más beneficiosas y productivas.