abc Radio


Laguna de Alchichica, naturaleza que cautiva

  • Domingo 26 de marzo de 2017
  • en Turismo

Por
VIRIDIANA BARTOLO

CÓRDOBA, Ver.- Ni siquiera el afamado oceanógrafo Jack
Cousteau evitó la tentación de visitar y explorar alguna vez, las
entrañas de uno de los escenarios naturales más enigmáticos en
el país: La Laguna de Alchichica.

Desde que uno va arribando a la zona, -ubicada entre los
límites de Puebla y Veracruz- se puede percibir una
tranquilizadora, pero a la vez inquietante calma, aunada a un
silencio misterioso, que a la vez es mágico… Y enigmático.

No es casualidad que en este sitio abunden las leyendas, los
mitos e historias más fascinantes en un intento del colectivo
popular, por descifrar el origen de la formación de este cráter
cubierto por aguas en tonalidades turquesas, que poseen un
altísimo índice de salinidad estando a más de 2 mil metros de
altura sobre el nivel del mar.

Cuando esté buscando un sitio dónde pasar un fin de semana
relajado, donde pueda meditar y atraer buenas energías, piense en
la laguna de Alchichica.

Este gran yacimiento acuífero forma parte de un grupo de
cráteres (de menor extensión) que se ubican precisamente en el
área de Cantona, un importante sitio arqueológico que también
goza de una atractiva popularidad entre los turistas.

Y es que Cantona fue considerada una enorme ciudad, con un alto
grado de urbanización en la época prehispánica, probablemente
fundada por grupos Olmeca-Xicalanca hacia el final del período
Clásico Tardío… Una maravilla.

DE OVNIS, CHAMANES Y DEMÁS MISTERIOS

Si se llega a topar con algún habitante de esta región, y
desea conocer esas míticas historias que ahí aguardan, podrá
enterarse de que hay personas que regularmente avistan OVNIS
sobrevolando la laguna, e inclusive, entrando a la misma, como si
de una base se tratara. También persiste la leyenda de un chamán
que salvó la vida a una niña muy enferma, ayudado por
extraterrestres.

Por otra parte, no se tiene un estimado exacto de la profundidad
del cráter (los lugareños pensaban que no tenía fondo), además
de que no hay certeza de la manera en que se formó, y si es de
origen volcánico o fue provocado por un meteoro.

Lo que si le podemos asegurar, es que se trata de un sitio
majestuoso; un capricho de la naturaleza que no es muy famoso dado
que no ha sido explotado comercial y turísticamente
(afortunadamente). Aún así, llegan personas procedentes de varias
partes del país, y también extranjeros, además de estudiosos que
intentan saber más sobre este lugar.

Al terminar el recorrido, habrá de sentir una energía
diferente, acompañada de una extraña paz, si extraña, como
muchos visitantes coinciden. Así de cautivante resulta…

LUGAR

Tepeyahualco de Hidalgo, Puebla.

CÓMO LLEGAR

La Laguna de Alchichica se encuentra a 109 kilómetros al
noreste de la ciudad de Puebla por la carretera federal de cuota
núm. 150 D. Tome la desviación a la izquierda por la carretera
número 140 a Perote.

/afa