abc Radio


Romance natural en Tulum

  • Martes 26 de diciembre de 2017
  • en Turismo

El eco-hotel boutique Azulik, en Tulum,Quintana Roo, es un escenario en el que los enamorados pueden pasar momentos a solas; con playas de arena blanca, mar color turquesa, selva abundante, gastronomía del mar y vestigios mayas, es uno de los hoteles más encantadores y responsables con el medio ambiente.

Sus habitaciones se encuentran entre las copas de los árboles, tiene un diseño que emula las palapas mayas y piso de madera; los clósets lucen como nidos colgantes.  Todas las cabañas o villas tienen vista al mar y cuentan con su propia terraza, piscina o jacuzzi.

Azulik-playa-cabanas.jpg
 

Cuenta con un restaurante-bar, cava, salón de juegos, sala de cine mudo y un nido de águila gigante; además, un puente colgante para recorrer las instalaciones desde las alturas. También hay actividades de relajación como clases de yoga, ritual de temazcal, terapia de biomagnetismo; ir al spa y recibir un masaje en pareja, suena a plan perfecto ¿no crees?

Al tratarse de un hotel ecológico no hay luz eléctrica, así que el alumbrado de tu habitación será con velas. Esto además de ser romántico, es respetuoso con la selva.

Azulik-iluminacion-velas.jpg
 

Respecto a la comida, pueden pedir que se los lleven a la villa con un curioso sistema de room service con mensajes tipo “Picapiedra” o asistir al bar “El Cenote”, ubicado en la parte baja de la selva, donde se sirven deliciosos desayunos o comidas hechas a base de pescados, frutas y otros ingredientes, todos ellos realmente frescos.

No se pierdan la oportunidad de tomar una bebida en un lugar especial: el famoso nido del águila, un espacio en las alturas en forma de nido desde el cual podrán ver la puesta de sol al caer la tarde. Habrá horas de charla y privacidad entre ustedes, escuchando lo que la naturaleza quiere decirles.

Azulik-nido-aguila.jpg

DESTACADOS


PARAÍSO


En el punto medio del hotel, encontrarás un cenote sagrado de agua cristalina


ARQUITECTURA NATURAL


Está construido con maderas, palmas, bambús y materiales de la región; concepto que no rompe con el encanto de la selva